logo de mercateam
22 de junio de 2022

5 pasos clave para digitalizar sus conocimientos industriales

En dos años, el número de búsquedas en Google del término "digitalización" se ha duplicado con creces. A raíz de la crisis sanitaria, las empresas de todo el mundo han tomado conciencia de la importancia de acelerar esta transformación digital, sin la cual su competitividad se resentiría. Aunque la teoría es relativamente sencilla de entender, la práctica es un poco más compleja. Algunas industrias tienen un largo camino por recorrer y, por lo tanto, tienen mucho trabajo que hacer para alejarse del papel. 

Sin embargo, la digitalización no puede definirse como el simple paso del papel al teclado. De hecho, la digitalización de una empresa implica el uso de soluciones digitales, cuyo objetivo principal es optimizar los procesos y permitir que los empleados se concentren en tareas de alto valor añadido. 

Esta transformación no puede hacerse de la noche a la mañana. Para no precipitarse, he aquí 5 ideas que le ayudarán a llevar a buen puerto su proyecto de digitalización.

Digitalización de

Digitalización: ¿qué camino tomar?

La digitalización de los conocimientos técnicos debe permitir mejorar los procesos existentes. Por ello, antes de iniciar el proyecto, un primer paso es definir con precisión : 

> Por qué necesita digitalizar sus conocimientos técnicos

En otras palabras, ¿cuáles son las razones concretas para pasar a la tecnología digital? Por ejemplo, es posible que haya detectado puntos débiles en sus procesos: los costes de producción son demasiado elevados, es difícil hacer un seguimiento de las competencias de los operarios, se dedica demasiado tiempo a gestionar los horarios, etc. 

La identificación de motivos suficientemente dolorosos ayudará a involucrar a los interesados en el proyecto.  

> ¿Cuáles son los objetivos de esta digitalización?

Una vez identificado el "por qué", hay que fijar los objetivos a alcanzar. Deben ser suficientemente SMART: específicos (un objetivo para un problema), medibles, realizables, alcanzables y con plazos. Por ejemplo: 

  • Reducir el número de averías en un 50% en los primeros 6 meses.  
  • Dedicar la mitad del tiempo a preparar los horarios del equipo en cuanto se implante la solución. 

Comunicación sobre el proyecto de digitalización

Cuando se modifican procesos que llevan muchos años en marcha, puede haber resistencia al cambio. De hecho, un número importante de proyectos que implican cambios en los hábitos de trabajo fracasan. Esto se debe a menudo a la falta de comunicación dentro de los equipos. 

Por lo tanto, es esencial crear una cohesión en torno al proyecto lo antes posible.  

Las primeras personas a las que hay que convencer suelen ser los directivos, sin los cuales el proyecto no puede llevarse a cabo. Puede demostrar cómo ese cambio tendrá un impacto positivo en los costes de la empresa.
Tampoco hay que olvidar la importancia de los empleados para el éxito del proyecto. De hecho, suelen ser los primeros afectados por la digitalización de sus conocimientos. Por tanto, el éxito de este proyecto depende también de la gestión del cambio, que no debe dudarse en iniciar antes del despliegue. 

Hacer un balance de los procesos existentes

Ahora está claro cuáles son los objetivos de la digitalización de los conocimientos técnicos, así como el apoyo de las partes interesadas. Por lo tanto, ha llegado el momento de hacer un balance de los procesos existentes.

En efecto, para digitalizar los conocimientos técnicos de la empresa, es necesario saber cuáles son. Esta etapa no es la más sencilla, pero es crucial para el resto del proyecto. En concreto, se trata de enumerar y detallar todos los conocimientos que se quieren digitalizar

A modo de recordatorio, un saber hacer se define como una "Competencia adquirida por la experiencia en problemas prácticos, en el ejercicio de un oficio" (Larousse). 

Así, el objetivo de este inventario es enumerar y describir los recursos y conocimientos necesarios para llevar a cabo un proceso. Por ejemplo: para producir un frasco de perfume, necesitamos X máquinas, que requieren Y operarios con Z habilidades. También podemos evaluar el grado actual de digitalización de cada competencia. Esto permite definir qué acciones deben aplicarse de forma prioritaria.

Definir el pliego de condiciones

La digitalización también implica la gestión digital de los datos, lo que implica cuestiones que deben pensarse de antemano. La elaboración de un pliego de condiciones es esencial para dar respuesta a estas preguntas al tiempo que se establece el alcance técnico. En ella se detallan las tecnologías adaptadas a los objetivos fijados por la empresa.  

También es importante tener en cuenta la gestión de los datos. En particular, tendrá que definir quién tendrá acceso a los datos, dónde y cómo se almacenarán, cómo se protegerán, etc. 

Planificación del proyecto de digitalización

En este momento, hay una imagen clara de la situación actual. El siguiente paso lógico es planificar el proyecto de digitalización. 

Para no perder ningún paso, puede ser aconsejable empezar con un caso de uso que pueda demostrar rápidamente los resultados iniciales, y que pueda ser fácilmente desplegado a gran escala. 

La fase de planificación también implica reunir a las personas adecuadas. En general, el proyecto lo lleva a cabo un equipo multidisciplinar que incluye a la dirección, el CIO (Chief Information Officer), perfiles de IT (Information Technology) y OT (Operational Technology). Incluir a los técnicos y operarios también es una buena forma de gestionar el cambio. 

En función de la complejidad de su pliego de condiciones, es posible recurrir a las competencias de un proveedor de servicios externo especializado en los retos de la Industria 4.0. Un actor de este tipo podrá apoyarle, desde la definición de la hoja de ruta hasta el despliegue a gran escala de sus nuevas herramientas digitales. 

En resumen

La digitalización de los conocimientos se está acelerando en muchos sectores. En el sector industrial, es ahora sinónimo de productividad gracias a la optimización de los procesos empresariales. Sin embargo, la transición a lo digital implica tener una visión clara de la situación existente, así como de los objetivos a alcanzar. Esta transición no puede llevarse a cabo sin un pensamiento estratégico, comunicación (¡mucha!) y un apoyo de calidad. 

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

chevron-down-circle